Razones para tener un blog

El blog es una herramienta excepcional de comunicación de la empresa para con su audiencia.

Espero que ya hayas asumido que si estás en la Red tu objetivo debe la conversación y por tanto, la comunicación y para ello existen múltiples soportes que te permiten estar en contacto con tu público. Sin embargo, entre ellos hay uno que tiene especial protagonismo porque puede ser un vehículo excepcional para que te conviertas en todo un referente en tu sector. Y esto créeme mejorará tu reputación en la Red, te dará mayor visibilidad y a la larga te generará un incremento en las ventas. Si lo haces bien, claro…

Estoy hablando del blog como herramienta indiscutible en la estrategia de marketing digital ya que tiene muchas ventajas, a pesar de que es obvio que acarrea mucho trabajo porque periódicamente te obliga a generar contenido. Sin embargo, conviene que valores muy bien lo esta especie de bitácora puede aportar a tu negocio.

Para aquellos que no lo sepan un blog no es nada más que un sitio web donde cronológicamente se recogen los artículos de uno o varios autores, apareciendo siempre primero el más reciente. En realidad es uno de los medios de comunicación en la Red más potentes que hay porque entre sus virtudes figuran, además de ser un contenedor de la información que generas, la de ser una herramienta de fidelización potentísima y de servir de elemento para mejorar y atraer tráfico a la web y por ende, mejorar tu posicionamiento.

El lenguaje en los medios sociales es bidireccional (recuerda: emisor y receptor se igualan) y por tanto el blog es un lugar más que idóneo donde poder tomar contacto con tus clientes. Un espacio que además te permitirá especializarte en aquellos temas que sean propios de tu sector, sin olvidar que en los medios sociales existe una máxima: no puedes comunicar siempre para vender.

Es decir, que no puedes utilizar este tipo de herramientas, como el blog, como un escaparate de tu producto sino que has de generar valor a tu usuario,  ofertando información que le sea útil relacionada con tu sector y eso significa que no puedes tener el lenguaje del “yo” o “mi producto es lo que vale”,  sino que debes de ampliar tu área de acción y ofrecer todo aquello que pueda ser útil a tu comunidad siempre, claro está, sin olvidar que estás en la Red para mejorar las posibilidades de tu negocio.

En realidad a través del blog das credibilidad a tu marca, generando contenidos propios y creando a la larga confianza sobre tu negocio. Y esto es muy importante en Internet.

Los hay personales, profesionales y corporativos pero todos persiguen lo mismo: comunicarse con su audiencia, y generar por tanto feedback. Además de te permitirá testar cuáles son los gustos de tus usuarios y hasta involucrar en él a los líderes de opinión que existen en la Red. Cuestión muy importante para obtener más visibilidad y mejorar tu reputación. No olvides esto, es una herramienta también de networking.

Esas son las bondades, pero ¿es oro todo lo que reluce? Pues no, porque si tienes un blog y no lo haces de forma profesional, con un contenido adecuado que esté alienado con tu nicho de negocio y con tu audiencia, es más que probable que se convierta en una herramienta inútil. Además debes saber cómo se redactan los textos para lograr que los robots te indexen adecuadamente y optimizar los pluggins (aplicaciones) para sacar un mayor rendimiento. Recuerda: un blog bien hecho requiere tiempo y sobre todo conocimiento.

Normalmente esta toma decisión viene después de haber realizado un Plan Social Media que es donde se analizan y determinan tanto las estrategias a seguir en la Red como las herramientas para conseguir los objetivos que te has marcado previamente.

No hay que olvidar que no toda empresa necesita un blog, al menos en una primera fase. Pero es evidente que es más que recomendable ya que  te ayudará mucho en lo que te plantees en la Red. Pero ojo! ten en cuenta que una herramienta de estas características no está hecha para que sea un contenedor de las notas de prensa de tu empresa, (el error más frecuente en los blogs corporativos) sino un canal de participación e interacción con tus usuarios que requerirá un compromiso a la larga por tu parte. Recuérdalo.

Y ahora ¿te lanzas a la piscina?