Los Social Media requieren tiempo. Una hora al día no es suficiente

Tiempo

El tiempo en Social Media también es oro y a menudo la falta de formación en las empresas suele obstaculizar las labores de los profesionales del sector. Imagen: Pixabay

No nos engañemos los Social Media requieren dinero, pero también tiempo. Aunque estas dos variantes a menudo van unidas.

Seguro que en más de una ocasión han reflexionado sobre cuánto tiempo es  necesario para llevar a cabo una buena estrategia en medios sociales de una pyme. Yo incluso he llegado a escuchar que con cinco horas a la semana es más que suficiente y hasta a menudo se me ha llegado a plantear la ocasión de tener que presupuestar un trabajo bajo esos límites.

Los que somos profesionales del sector sabemos que cualquier ejercicio que se haga en este sentido en base a esas coordenadas tendrá unos resultados bastante pobres. Es evidente que un pequeño negocio no puede destinar ni el tiempo ni los recursos necesarios como lo haría una gran empresa. Sin embargo con pocos medios es posible hacer grandes cosas, lo importante es saber cuál es el punto de partida, si está decidido a estar en este escenario con su empresa, pero sobre todo en conocer cuál es el trabajo que se ha desempeñar en este ámbito. Cuestión donde a menudo reina el desconocimiento.

Pero veamos lo que dicen los datos, aunque sea de Estados Unidos, ya que me ha sido imposible localizar este indicador en ningún estudio realizado en España. Así el informe elaborado por la consultora BIA Kelsey nos puede dar una idea, ya que  señala  que el 41% de las empresas de este continente invierten al menos 10 horas semanales a la actualización de sus perfiles sociales y tan sólo un 17,5% de ellas dedican más de 25 horas a la semana a todas las labores de comunicación 2.0 de su negocio. ¿Es esto suficiente?

Pues casi diría que no. Como siempre todo depende de la cantidad de plataformas donde la empresa está presente. No es lo mismo gestionar un blog y cuatro redes sociales que sólo una plataforma 2.0. Hasta aquí llegamos…

Normalmente el blog es quizás uno de los medios sociales que más tiempo lleva de trabajo si realmente se quieren hacer las cosas bien. Los blogs son utilizados por las organizaciones como un potente canal de comunicación de la empresa con su audiencia en la red y requieren mucho trabajo diario.

Se premia la originalidad de los post, hay que huir del copia y pega y es un vehículo más que preciado para el posicionamiento en la red o para conseguir algo tan anhelado  como el engagement y la fidelización, pero también son un potente canal para construir una imagen de marca.

El sentido común  impone que antes de hacer nada lo primero es realizar un estudio pormenorizado de cuáles son los canales adecuados para operar; conocer al dedillo a tu audiencia y sobre todo limitar objetivos en la estrategia (plan social media). Aunque a menudo nos encontramos con otra realidad en las pymes como la de tener abiertos varios perfiles, por que así se hizo en su día por alguien, sin un estudio adecuado con anterioridad. Mal asunto 🙁

Tener un contenido original, seductor y sobre todo que aporte valor a tu público es clave para llevar a cabo cualquier trabajo en este ámbito y eso es prácticamente imposible realizarlo en una hora al día.

¿Pero qué es lo que se hace? Veamos algunos puntos que forman parte ineludible del día a día de un Community Manager:

  1. Actualización de contenidos: Todos los días hay que publicar imágenes, vídeos y contenidos para satisfacer a la audiencia. Hay que ser originales! En muchas ocasiones éstos, además, sirven de soporte a la comunicación externa.
  2. Alimentar el blog: Escribir post es una tarea importante, yo díría que crucial. La elección y presentación de los textos es parte imprescindible para tener una bitácora que genere óptimos resultados.
  3. Investigación: Hay que estar al día de todo lo que se cuece en tu sector. Leer revistas, publicaciones y blogs que estén alienados a tu sector ayudan a poder tener claro cuál es la actualidad que debe marcar la agenda de contenidos y actuar en consecuencia.
  4. Promover la participación y responder: Siempre hay que buscar la comunicación y estar en los medios requiere respuestas y guiños a tu público. No vale sólo con vomitar contenido.
  5. Curar contenidos. Es una de los aspectos que más hay que cuidar. Recuerda este post.
  6. Monitorizar. Escuchar lo que hace la competencia, espiar a tus rivales y sobre todo evaluar cómo está respondiendo tu público, es una labor quizás de las más importantes y que debe hacerse a diario. De ella se extraen siempre importantes conclusiones que deben ser recogidas en informes periódicos.
  7. Planes de contingencia. Cuidado con las crisis de reputación. Siempre te puedes encontrar con algo imprevisto y hay que estar bien preparado.
  8. Evaluar resultadosAnalizar y medir cuáles son los resultados que se han generado a lo largo del día para poder saber cuál es el camino a seguir es imprescindible para poder mantener de forma óptima las acciones en la red y conocer si se va por el buen camino, o todo lo contrario.
  9. Campañas. La inversión en marketing crece como la espuma y ya cada vez más las empresas apuestan por este canal para llegar a cabo sus estrategias, realizar campañas en las plataformas requiere su tiempo y su estudio posterior.
  10. Comunidad. La audiencia es lo primero y nunca hay que perderla de vista y en ese trabajo hay que identificar líderes de opinión y establecer relaciones, buscando a los posibles prescriptores de la marca. Un trabajo duro creedlo.
  11. Estrategia. Pensar, pensar y repensar en las líneas maestras de las acciones. Eso conlleva, también,  establecer los Indicadores Clave de Rendimiento (KPIs) y métricas

En definitiva la selección de contenidos que se van a reportar; el proceso de creación de cómo se van a mostrar los mismos;  la elaboración de distintos materiales para dar salida a el contenido adecuado de tal forma que logre captar la atención, no es francamente posible dedicando una hora al día para promocionar un negocio en tres plataformas distintas. Junto a ello, es imprescindible evaluar y analizar cada una de nuestras acciones. Pero de lo que se trata en este post es de saber cuál es el límite adecuado para que una pyme, como la suya, pueda hacer un trabajo decente en estos medios. Y ahí vamos: Según mi experiencia tres horas al día es la base mímina para poder empezar a trabajar (sin contar con la optimización campañas publicitarias) y que este trabajo genere unos resultados a la larga.

Y como una no es igual que tres. Hablamos de un tiempo marcado para un blog y tres redes sociales. Ese sería el  marco algo ajustado para desarrollar toda la estrategia, pero permitirá a la larga tener resultados claros que han de evaluarse,en mi opinión,  tras tres meses de trabajo, a través de los convenientes informes donde se deben de recoger la evolución, mes a mes, de aquellos indicadores básicos de rendimiento que se han seleccionado acorde con los objetivos inicialmente propuestos.

¿Aún sigues pensando que con una hora es suficiente?

Espero tus comentarios 🙂