Configurando los objetivos en mi Plan Social Media

Definir los objetivos es un punto crucial en el Plan Social Media y, por tanto, el principal escalón que hay que subir antes de hacer nada en ningún medio social.

Definir los objetivos es un punto crucial en el Plan Social Media y, por tanto, el principal escalón que hay que subir antes de hacer nada en ningún medio social.

Tener claro por qué se quiere estar en Internet debe ser la primera cuestión que se ha de resolver antes de dar ningún paso. A menudo es habitual ver negocios que están presentes en este medio sin tener  una visión clara de qué es lo que pretende conseguir, y eso es uno de los mayores errores que se puede cometer ya que hará que tus estrategias no tengan una meta clara, por lo que finalmente tus esfuerzos no conseguirán resultados.

Es la hora de los objetivos un punto crucial en el Plan Social Media y, por tanto, el principal escalón que hay que subir antes de hacer nada en ningún medio social. Antes de reflexionar sobre ellos has de tener muy en cuenta que éstos han de ser medibles, realizables, realistas, específicos y limitados en el tiempo.

Medibles, porque han de ser lo suficiente claros para cuantificarlos. De nada sirve que te propongas una meta sin que esta pueda ser analizada sobre todo al objeto de ver si vas por el buen camino. Así todo dependerá del modelo de negocio que tengas y de si has respondido a conciencia a la siguiente pregunta ¿Qué quiero conseguir? En este punto hay que tener muy claro cuáles van a ser las métricas que te permitirán medir los resultados, son los llamados KPIs (Indicadores Clave de Rendimiento). Aunque de ellos hablaremos en otro post 🙂

Realistas. En la Red hay que tener los pies en el suelo. No puedes pensar que por el mero hecho de estar en Internet vas a conseguir la luna, con lo que debes tener contacto con la realidad y pedir aquello que sea posible realizar. Un baño de realidad es conseguir leads que viene a ser como incrementar tu base de potenciales clientes de tal manera que cada vez que lleves acabo cualquier acción de comunicación establezcas una relación directa con usuarios que sabes que están interesados en tus productos y que a la larga puedan ser potenciales clientes. Todo lo contrario sería que te plantearas, por ejemplo, vender mil unidades de tu producto en cinco días cuando ni siquiera tienes generado una base de leads. ¿Sería difícil, no? Más bien imposible 😉

Realizables. Se refiere al hecho de que observes muy bien cuáles son los medios de los que dispones para alcanzar los objetivos así como observes bien las características de tu propia comunidad, y podrás saber si puedes llevar a buen puerto lo que te propones. Es decir, debes evaluar muy bien las capacidades y recursos de la empresa con la que vas a desarrollar tu estrategia.

Específicos. Debes marcarte un escenario general pero has de saber que cuanto más definidos estén los objetivos más fácil será determinar las acciones a desarrollar para cada uno de ellos. Es decir si te planteas como cualquier hijo de vecino de objetivo general que lo que buscas es incrementar las ventas, está claro que debes marcarte como objetivos específicos: aumentar tu visibilidad en la red así como el tráfico hacia tu web site,  incrementar tu red de contactos o bien conseguir más engagement, cuya traducción sería algo así como la acción de generar un vínculo “emocional” entre  tu empresa y el seguidor o fan, incitando a éste a interactuar compartiendo el contenido, dejando algún like o iniciando una conversación a través de un comentario. En gran medida todos ellos a buen seguro que finalmente producirán un incremento en las ventas.

Limitados en el tiempo. Como cualquier estrategia ésta debes concretarla en un marco temporal para luego poder medir de una forma más clara lo que has conseguido y actuar en consecuencia. Debes plantearte cuando inicias acciones en los medios sociales que si es la primera vez debes de dejar un arco temporal al menos de entre tres y seis meses para ver cómo evoluciona tu estrategia en la Red manejando datos en un espacio de tiempo necesario que te permita tener una foto fija de tus movimientos y sus repercusiones.

Una vez que tengas claro las características de estos objetivos, ten además en cuenta que todo lo que te propongas en la Red va a venir marcado por el tipo de negocio del que estemos hablando: comercial, de soporte o servicios, de contenidos o corporativo.

Si tu site es corporativo está claro que lo que más te interesa es incrementar la fidelidad del usuario y conseguir que poco a poco que tu marca comience a generar interés. Por ello, lo más común es que persigas o bien incrementar la interacción con los usuarios, o construirte una reputación online, además de posicionarte como referente en tu sector a través de la generación de contenido, buscando tener además más visibilidad en la red. Que no se te olvide en este punto que generar más tráfico a tu web es además en este contexto una buena meta.

Si tu site es comercial, te interesa vender y por tanto, lo que deberías buscar es incrementar tu número de contactos: leads, que se conviertan en clientes potenciales. También te interesará mejorar tu servicio de atención al cliente o mejorar tu reputación online y sobre todo fidelizar a tus usuarios y ganar también en visibilidad.

Estos son tan sólo algunos ejemplos que podrían servirte, pero lo mejor es que guionices tú mismo cuáles crees que deberían ser los tuyos.

¿Te atreves? Si lo haces me gustaría que compartieras tu trabajo aquí.